¿Qué significa beber con responsabilidad?

En Europa, el consumo de alcohol se asocia tradicionalmente a las comidas en un ambiente social. Este tipo de consumo —moderado, consciente y responsable— es totalmente compatible con la vida social y personal de la gente y, de hecho, en algunos casos, puede incluso mejorar su calidad de vida.

Beber sin control o hacerlo en el lugar y el momento inadecuados y por motivos desacertados se considera beber de un modo irresponsable. El consumo irresponsable de alcohol puede tener graves consecuencias para tu salud, así como para tu seguridad y la sociedad en la que vives. En determinadas situaciones es recomendable abstenerse de beber alcohol. Existen determinadas personas (niños, adolescentes, personas bajo determinada medicación, exalcohólicos), situaciones concretas (trabajo, conducción) y etapas de la vida (embarazo) para las que el consumo de alcohol, incluso moderado, puede constituir un riesgo.

En concreto, el consumo de alcohol incrementa los tiempos de respuesta, reduce la agudeza visual y afecta a la coordinación. Bajo los efectos del alcohol, la conducción se hace cada vez más imprecisa y resulta imposible responder adecuadamente a situaciones inesperadas. Durante el embarazo, el alcohol puede acceder a la placenta y llegar al feto en una concentración ligeramente inferior a la que esté presente en el organismo de la madre.

El alcohol ingerido en grandes dosis y durante un periodo prolongado altera el metabolismo, afecta tanto a la presión sanguínea como al ritmo cardíaco y puede provocar formas de intoxicación grave, así como dolencias hepáticas tales como cirrosis, enfermedades cardíacas y del sistema nervioso, y, en los casos más extremos, determinados tipos de cáncer.

Es muy importante que seas consciente de estos peligros para que, cuando te encuentres en estas situaciones, sepas comportarte de un modo adecuado en lo que respecta al consumo de bebidas alcohólicas.

10 puntos a tener en cuenta:
1. Beber sin control y hacerlo en el lugar y el momento inadecuados o por motivos desacertados se considera beber de un modo irresponsable.
2. El abuso o el uso inadecuado del alcohol puede constituir un riesgo para tu persona y para los demás.
3. La ingestión de alcohol puede acarrear consecuencias negativas para la salud.
4. En el caso de los hombres, una dosis moderada de alcohol equivale a 2 o 3 unidades de alcohol al día*, mientras que para las mujeres equivale a 1 o 2 unidades de alcohol.
5. Las bebidas alcohólicas son para los adultos; los niños y los adolescentes no deben beber alcohol.
6. El consumo de alcohol durante el embarazo puede perjudicar la salud del bebé; si estás esperando un hijo, el alcohol puede esperar.
7. Si tienes que conducir, no bebas. Si bebes, deja que sea otra persona quien conduzca. Evita riesgos innecesarios para ti y para los demás.
8. No bebas si realizas un trabajo peligroso en el que tengas que extremar las precauciones.
9. ¿Te estás medicando? Algunos medicamentos son incompatibles con el consumo de alcohol. Consulta a tu médico antes de beber.
10. Beber con moderación y sensatez es algo placentero y compatible con un estilo de vida saludable.

* Una unidad de alcohol (UA) corresponde a 12 gramos de etanol, equivalente al contenido de un vaso pequeño (125 ml) de vino de graduación media, de una lata o una botella de cerveza (330 ml) de graduación media o de una dosis de 40 ml de licor de alta graduación